Saltar al contenido

La Batalla del Abismo de Helm

BLOG-ABISMO-DE-HELM

Como ya sabéis, la Batalla del Abismo de Helm es la contienda que se lleva a cabo en el año 3019 de la Tercera Edad, durante la Guerra del Anillo. En este post me voy a centrar en la versión cinematográfica de Las Dos Torres, abarcando sobre todo una descripción profunda de las estrategias acertadas y erróneas que se llevaron a cabo por parte de ambos bandos, en este caso los defensores (Rohan) y los atacantes (Isengard) durante la Batalla del Abismo de Helm.

El Abismo de Helm

Abismo de Helm

Comenzamos hablando de la fortaleza del Abismo de Helm. Se trata de una fortaleza bastante compleja para defender debido a su arquitectura y diseño, pero que bien planeada la defensa, sin duda alguna resultaría prácticamente infranqueable.

Uno de los puntos más débiles de la fortaleza es sin duda, es el diseño estructural de las almenas de la muralla. Dichas almenas a parte de ser insuficientes y de ofrecer protección a los arqueros, lo que favorecen es la facilidad de que los atacantes puedan dispararles sin ningún tipo de dificultad. Sin contar con que el propio ángulo en ascenso que tienen las almenas favorecería que un disparo errático rebotase en la cabeza o pecho del arquero defensor.

almenas

Otro gran punto débil de la fortaleza es sin duda la facilidad que tienen los atacantes para colocar escaleras en el desfiladero. Debido a la ausencia de tiempo que constaban los defensores para preparar fosos delante del desfiladero para hacer mucho más complicado que los atacantes coloquen tan fácilmente las escalas, no hubiera estado nada mal que los defensores escavasen una pendiente que dificultase mucho la colocación de dichas escaleras.

Por último, un punto primordial durante la Batalla del Abismo de Helm, es la puerta de la fortaleza. En los castillos clásicos las puertas principales constaban de puentes levadizos o en su defecto puertas secundarias, por lo que cuando destruían una, aún quedaba otra que romper, provocando muchas bajas y ofreciendo un tiempo estupendo a sus defensores.

En el Abismo de Helm solo había una puerta principal, y una vez atravesada podían atravesar toda la fortaleza rápidamente sin ningún tipo de impedimento. Algo sin mucho sentido, cuando sabemos que el Abismo de Helm constaba de un doble anillo de murallas que permitía a los defensores disparar a los atacantes incluso con estos dentro. Y esto no se aprovecha en absoluto, ya que no hay ninguna puerta que los atasque de nuevo dentro.

Hacer un apunte. Para acceder a la fortaleza, como podéis observar en la foto, hay un pequeño puente-desfiladero que comunica con la puerta principal del Abismo de Helm. Posiblemente hubiese sido el mayor acierto de esta guerra, el haber destruido esa comunicación, cortando así el único acceso directo a la fortaleza, por lo menos para esta batalla. Ya que fue su perdición.

Los Defensores

Partimos de la base de que eran muy inferiores en número, en la película se menciona que eran unos 300 aproximadamente. Muchos de ellos granjeros, ancianos, campesinos o niños semi-adultos, inexpertos para la guerra en definitiva. En la película les ayudan un contingente de unos 800 / 1.000 elfos silvanos al mando de Haldir que estabilizan mínimamente el equilibrio de la batalla del Abismo de Helm.

Fue un acierto defensivo el llenar el desfiladero con los elfos, ya que eran muy diestros tanto con los arcos como con las espadas, e iban a poder contener de manera efectiva a los atacantes. Los elfos fueron las unidades que más bajas tuvieron, los que más tiempo combatieron y también los que más bajas causaron.

Elfos disparando

Al comienzo del asedio, los defensores hacen una lluvia de flechas espectacular en la que las bajas del enemigo son cuantiosas. Se realiza de manera brillante el cambio de arcos a espadas cuando los atacantes empiezan a pisar el desfiladero por medio de las escalas de asedio. La ventaja de los elfos en este caso, es que son arqueros y espadachines a la vez, por lo que no es necesario retirar arqueros y reemplazar por infantería de élite.

Una de las mayores locuras durante la Batalla del Abismo de Helm que no se alcanza a comprender a nivel estratégico, es la carga de Aragorn una vez se había abierto brecha tras la explosión en el desfiladero. En la película, según comienzan a entrar los uruks, los elfos les responden con una descarga directa de flechas, en la que caen todos los que habían entrado. ¿Por qué no continúa disparando hasta generar una pila de muertos que dificulte la entrada de más enemigos? ¿Por Gimli que se había lanzado a ayudar a Aragorn y estaba en primera línea de la brecha? Seguramente. Pero a niveles de estrategia, esto fue catastrófico, ya que lanzar cuerpo a cuerpo a unos 500 elfos contra miles de Uruks es sencillamente un despropósito y un suicidio.

elfos Abismo de Helm

Por último mencionar el perfil de las unidades defensoras en combate. Las unidades de Rohan eran escasas, inexpertas en el arte de la guerra en su mayoría, de avanzada o temprana edad, y muchos de ellos con armaduras y armas a voleo, que ni sabían utilizar. Estaban desmoralizados y a nivel de combate no eran una fuerza decisiva en absoluto. Su punto fuerte es la caballería, y en los asedios demostraron ser bastante ineficaces.

Por otro lado los elfos, eran unidades experimentadas, versátiles tanto con el arco como la espada, bien equipadas, aunque con armadura ligera, posiblemente para ser más rápidos a la hora de combatir. Sin duda alguna fueron las unidades decisivas en esta batalla.

Los Atacantes

En este caso, los atacantes eran muy superiores en número. Se trataba de una fuerza especializada de 10.000 Uruk Hai creada por Saruman en los profundos fosos de Isengard. Una fuerza con el único fin de destruir al pueblo de Rohan.

uruk hai

Estos Uruk Hai no eran guerreros expertos ni diestros en ningún tipo de arte de la guerra, pero si eran realmente violentos, incansables, fuertes y feroces. Muy bien equipados con armaduras pesadas de color negro y unas cimitarras largas con las que asestar golpes fulminantes. El tamaño medio de estos Uruk Hai rondaba los 1,80 metros de altura, con una corpulencia asombrosa y una crueldad desmesurada.

Destacar que para no haber asediado nunca una fortaleza, lo hicieron francamente bien. Estuvieron absolutamente coordinados, ordenados y bien dirigidos, tanto en el proceso de las escalas, en la formación de escudos para acceder con el ariete a la puerta principal, el montaje de las balistas y la explosión de la mina.

Uruk Hai picas

Destacar un error de manual respecto a los atacantes. No es del todo práctico asistir a un asedio con esa ingente cantidad de picas. Y no es que solamente las llevasen durante el trayecto por si les cargaban los rohirrim (que ahí sí que hubieran tenido todo el sentido del mundo, sin duda), es que las llevaron hasta la primera línea del muro bajo cuando se empiezan a colocar las escalas.

Las picas son armas tremendamente efectivas contra cargas de caballería. Pero para un asedio no tienen el más mínimo sentido. Sin contar su incomodidad para acceder a cualquier lugar del castillo, combatir o moverte con soltura, teniendo en cuenta que las picas suelen medir entre 3 y 4,5 m de longitud. Sin duda hubiera sido mucho más inteligente haberlas reservado en la retaguardia para posibles cargas por los flancos. Posibilidad, que terminó sucediendo.

Y finalmente para terminar este post, otro error garrafal de los atacantes, es una vez conquistado el Abismo de Helm como lo tenían, absolutamente plagado de sus unidades, en vez de dedicarse a descuartizar los cadáveres que encontraban de sus adversarios, haberse hecho fuertes dentro de el Abismo de Helm o haberse retirado a la fortaleza con la llegada de Gandalf y los refuerzos, en vez de retirarse al bosque de Ucornos.

Al margen de lo comentado, añadir que la Batalla del Abismo que se representó en Las Dos Torres, es una obra maestra del cine. Tanto por la ambientación, la música, las escenas, las tomas, la gama de colores, los actores, el realismo y la crudeza de la trama, es sencillamente espectacular. Pese a matices que se pueden mejorar, mi más absoluto respeto hacia las obras literarias de Tolkien y las películas de Peter Jackson, por que son inmejorables en todos los aspectos.