Saltar al contenido

La batalla de Minas Tirith

La batalla de Minas Tirith

Hoy analizamos la batalla más grande de la Guerra del Anillo, el asedio a Minas Tirith o la Batalla del Pelennor, dependiendo del momento exacto en el que nos centremos. En este caso analizaremos el asedio a la ciudad blanca, basándonos en las películas de Peter Jackson.

Comenzar diciendo que la batalla es de las más realistas que se han hecho en el cine por su recreación, ambientación, efectos especiales y las estrategias tomadas. Una auténtica obra de arte de la temática bélica.

Dicho esto, empezamos con el análisis.

Contendientes

Esta batalla comenzó con el asalto de las fuerzas de Sauron a la Capital de Gondor el 14 y el 15 de marzo del año 3.019 de La Tercera Edad.

Las fuerzas en combate por parte de los defensores de la ciudad se contaban por unos 9.000 soldados de guarnición, más unos 300 guardias de la ciudadela, unos 3.000 supervivientes de la ciudad de Osgiliath y el Rammas Echor, 3.000 guerreros provenientes de los feudos, una compañía de 700 caballeros y 500 soldados de Dol Amroth, y unos 30 dúnedain del Norte.

Más tarde Gondor recibe el apoyo de Rohan y sus 6.000 rohirrim encabezados por Theoden.

Por el contrario Sauron, cuenta con una fuerza de 150.000 orcos y uruk hai, y más 30.000 hombres orientales acompañados por 19 Mumakils.

Los atacantes

La estrategia de formación del ejército de orcos de Mordor, está sin duda muy bien estructurada y ordenada, pero quizás el desplegar las torres de asedio tan cercanas a las murallas fue un craso error, ya que como podemos comprobar, las máquinas de asedio están al alcance de los arqueros defensores y aunque en la película no las disparan, las catapultas de la ciudad si les alcanzan fácilmente.

La formación exterior con caminos para las torres de asedio, artillería al frente, los orcos ordenados con lanzas y armas variadas (no como ocurrió en el Abismo de Helm, que todos los Uruk Hai fueron a un asedio con picas), hace que el asedio que efectúa Mordor, sea perfecto.

Otro error por parte de los atacantes, es disparar proyectiles a la vez que las torres de asedio avanzan hacia las murallas. Sí que es cierto que estaban perfectamente alineadas para no acertarse, pero es un riesgo innecesario.

El error sin duda más grande de los orcos, se puede visualizar en la versión extendida de la película El Retorno del Rey, cuando los orcos intentan tirar la puerta abajo con un pequeño ariete. Esa decisión costó numerosas bajas de orcos que no conseguían derribar la puerta y que además debido a las flechas de los defensores, se apilaban los muertos formando una pila de cadáveres, que más tarde dificultaría su entrada a la ciudad.

La utilización del fuego por parte de las tropas de Mordor, es un acierto absoluto, ya que terminan incendiando el primer nivel de la ciudad y generando un caos generalizado entre los defensores.

Un error que fue decisivo para el ejército de orcos era el de no contar con picas entre sus filas para haber podido parar o aminorar la carga de los rohirrim por el flanco. Gothmog pese a todo, ordena que las picas se coloquen al frente y los arqueros detrás, pero ni eran picas realmente (eran lanzas), ni eran suficientes para parar una carga de esas dimensiones.

Los defensores

Lo que se denota, debido al desdén y la locura del Senescal Denethor, es un completo desconcierto y falta de coordinación por parte de las tropas defensoras, que pese a tener un inmenso ejército de 150.000 orcos con torres y máquinas de asedio fente a sus puertas, se empiezan a preparar para defender la ciudad en el momento del ataque.

Otro error inexplicable, es como pueden estar los Nazgul sobre sus bestias aladas sobrevolando y atacando a las tropas por toda una ciudad repleta de arqueros sin recibir una sola flecha.

En cuanto al momento en el que los atacantes rompen la puerta y acceden a la ciudad, los defensores de Minas Tirith realizan un despliegue perfecto entre aqueros y lanceros al frente. Consiguen derribar a varios trolls nada más acceder y contener las cargas de orcos con la hilera de escudos y lanzas.

El repliegue de las unidades defensoras nivel por nivel, creando una batalla de desgaste es sublime, ya que Minas Tirith cuenta con arqueros en todos los niveles de la ciudad y frente al paso del enemigo, ellos constantemente están disparando y provocando bajas.

En cuanto a la evacuación de civiles a las últimas líneas de defensa, se realiza una vez el enemigo rompe las puertas. Craso error. Ya que mueren muchos civiles, cuando podían haberse retirado a los muros superiores con muchísima antelación.

En cuanto a Rohan, la carga que realiza contra los orcos por el flanco es espectacular. Historia del cine, ya que me atrevería a decir que es la mejor carga de caballería que he visto en una película. Representa a la perfección como los rohirrim arrasan literalmente con los ocros, pese los lanceros que hubiera colocados al frente. Esa carga da un vuelco de 180º a la batalla, dejando a los orcos totalmente fuera de lugar.

El error más grave de los rohirrim es la carga frontal contra los Mumakils, después de haber arrollado a la mitad del ejército de orcos. Era absolutamente innecesaria esa carga frontal, ya que bastaba con rodear a los Mumakils y ostigarlos con flechas hasta morir, o dejarlos sin los arqueros haradrim que llevaban en sus lomos.

Conclusión general

La Batalla de los Campos del Pelennor recreada en las películas es una genialidad a grandes rasgos. Son pequeños detalles técnicos los únicos que se pueden sacar a relucir, por que en sí la batalla es una obra de categoría.